Crítica: El hombre que embotelló el sol por Luis López Belda

14695477_662110150620615_7551185115462402219_n

Crítica: El hombre que embotelló el sol por Luis López Belda

20:11 21 mayo in Blog, Opinión
0 Comments

Dentro de la 14ª Edición del Festival de Cine de Alicante, se proyecta en la sección de cine social el largometraje valenciano El hombre que embotelló el sol. Un trabajo del Óscar Bernàcer que se estreno en las salas de Alicante en exclusiva en los Cines Kinépolis y que regresa el próximo lunes 22 de mayo en un pase único en una de las sedes del festival, el Ámbito Cultural de El Corte Inglés en la 1ª planta de la avda. Federico Soto 1-3 a las 18h con entrada gratuita hasta completar el aforo. Nosotros os dejamos una crítica realizada por Luis López Belda para que sepáis más de este trabajo al que se tiene una nueva oportunidad nueva de ver en Alicante.

El sueño de un visionario consolidado por toda una comunidad, El hombre que embotelló el sol. 

La fabulosa historia de la fundación del Benidorm turístico de la mano de Pedro Zaragoza, el legendario alcalde de la Vespa. Un personaje irrepetible capaz de crear de la nada una ciudad moderna dedicada al ocio de la clase media y venderla desde Londres a Laponia con estrategias de marketing que aún hoy resultan increíbles. ¿Ocurrieron realmente?

Este es el magnífico texto promocional del documental dirigido por Oscar Bernácer que provoca en el espectador potencial un fuerte deseo de acercarse a las peripecias de esta figura única de la segunda mitad del siglo XX en España.

El film, de unos ajustados 84 minutos, se erige en un repaso a la figura de Pedro Zaragoza, el alcalde de Benidorm que supo convertir la ciudad en uno de los principales destinos turísticos de España.

Un proyecto y que en su día se presentó conjuntamente con el cortometraje Bikini y que ha sido el fruto de una ardua labor de investigación que han realizado el  equipo de producción de Nakamura Films realizando más de 80 entrevistas a vecinos y personas de muy diferentes ámbitos de la ciudad y la provincia y que permite acercar al público nacional y por qué no internacional (ya que el nombre de Benidorm es conocido haya donde uno viaja)  la historia del origen y la consolidación del Benidorm turístico que se ha convertido en una de las grandes aventuras empresariales y humanas del siglo XX en Europa.

Asistiendo a la proyección se detecta enseguida que debe haber sido un proceso difícil tanto de preproducción como de filmación y post-producción, realizado, afortunadamente, antes de que los testigos directos ya no estén aquí para contárnoslo.  Por supuesto, da la sensación viendo el documental que hay mucho material filmado que se ha quedado en el tintero en aras de no excederse en la duración, aunque sería interesante recuperar esos descartes en una futura edición en DVD.

La cinta aboga por romper la idea prejuiciosa sobre Benidorm como un lugar cutre y de especulación inmobiliaria y focaliza en el esfuerzo de adaptación laboral, social y moral de todo un pueblo que tuvo que modernizarse a marchas forzadas para adaptarse al nuevo modelo económico de ciudad y a los gustos y necesidades de los veraneantes pronto convertidos en turistas. Cada vez que uno visita Benidorm constata esa capacidad de trabajo y la simpatía de sus gentes.

Como comenté anteriormente, el equipo formado por Óscar Bernàcer, Joana M. Ortueta y Jordi Llorca  ya colaboró en el cortometraje Bikini, que cuenta la histórica entrevista en El Pardo en 1953, en la que el alcalde Pedro Zaragoza convenció a Franco para que aprobase el uso del controvertido traje de baño en las playas de Benidorm. Desde su estreno en marzo de 2014, Bikini concursó en 150 festivales de cine, obtuvo 67 premios e incluso la cadena norteamericana HBO compró sus derechos de emisión.

Cartel

Cartel

Lanzarse a la producción de El hombre que embotelló el sol solo era cuestión de tiempo. Y el resultado llegó a las pantallas el pasado mes de noviembre de 2016.

Se trata de un documental de corte convencional centrado en material de archivo, algunas recreaciones, filmaciones actuales en los lugares de los hechos y , sobre todo, entrevistas.  Optar por la convencionalidad no es un defecto en sí mismo, ya que Bernàcer, como los buenos árbitros deportivos y los artesanos clásicos, opta por pasar desapercibido, por la dirección invisible. Intenta a toda costa frenar sus posibles ramalazos de autoría para no entorpecer lo que realmente le interesa: romper el estereotipo, focalizar desde otro angulo y situar perfectamente en el contexto socio-cultural e histórico-político de la época al espectador.

Cartel

Cartel

Quizá más ramalazos de autor le hubieran generado más predicamento entre la crítica especializada pero hubieran perjudicado al resultado final de este documental no brillante pero si competente y revelador en el que, una vez más, comprobamos que cuando hay que elegir entre la verdad y la leyenda, siempre hay que quedarse con la segunda.

No Comments

Post A Comment